Envíos gratis a partir de 30€ dentro de la península

Proyecto Cooperación Ruanda

Hace un año ya que Granja Cantagrullas y Quesería Cultivo están involucradas en un proyecto de cooperación en Ruanda. Se trata de una quesería financiada en parte con fondos de la UE que pretende constituir un foco de difusión de conocimientos y buenas prácticas, en un sector con un importante potencial de desarrollo.

Hace una década y media que en este país centroafricano se experimenta un crecimiento significativo de la cabaña ganadera, esencialmente de vacuno, que lleva asociado un incremento en la producción de leche. Se trata, básicamente, de pequeñas ganaderías compuestas por dos a cuatro cabezas destinadas a abastecer las necesidades de la unidad familiar. Con el pequeño excedente de leche que tienen se elaboran distintos productos lácteos o bien se vende a las lecherías o a las pequeñas queserías que están surgiendo en los distintos rincones del territorio ruandés.

Ya son una veintena las pequeñas plantas de transformación las que están elaborando leches fermentadas, queso, mantequilla y buttermilk (el equivalente a este producto en España sería una mazada fermentada). Queserías que cuentan con recursos muy limitados y que son dirigidas por personal poco cualificado que carece en la mayor parte de los casos de los medios básicos.

Ante este panorama, el gobierno decide pedir ayuda a varios organismos internacionales para sufragar esta necesidad acuciante de dotar de buenas técnicas y tecnología al sector, para fomentar el desarrollo de un tejido productivo fuerte y duradero. Así nace Burera Dairy, con el propósito de ser una planta piloto que irradia conocimientos y experiencias.

Hace un año del primer viaje que hicimos a Kidaho, el lugar donde se encuentra la planta de transformación de leche, para iniciar el trabajo. El nombre de la quesería no estaba claro aún, y hacíamos alusión al proyecto en redes sociales mediante el hastag #fromagerieRWANDA. El objeto de aquel viaje fue el poner en marcha las distintas líneas de producción. Había que testar todo el equipamiento que había sido instalado, conocer al personal que iba a hacerse cargo de desarrollar el proyecto y sentar las bases de una colaboración que dura hasta hoy. Vinieron más viajes, un total de tres más, en los que hemos trabajado en la implantación del manual de autocontrol y puntos críticos, en las recetas que hoy sirven de base para al elaboración de Ikivuguto (la leche fermentada local), la mantequilla ácida o los varios quesos que allí se hacen; y en el desarrollo de la imagen corporativa de Burera Dairy.

Queda mucho trabajo por hacer. Este verano, en el mes de junio, deseamos reunir a un equipo de técnicos del equipo de Granja Cantagrullas y de Quesería Cultivo para que puedan viajar juntos al país y que durante dos a tres semanas ayuden a rematar los distintos aspectos que restan por limar, para que la quesería funcione de forma autónoma.

Si lo consideras importante, te apetece y puedes, será un placer contar con tu ayuda. Estamos reuniendo el dinero necesario para poder financiar el viaje y la estancia de estos técnicos a Ruanda, para que Burera Dairy constituya una realidad para la población local en el medio y largo plazo, y que no sólo sea el sueño de todos los que apostamos por estas iniciativas y que nos volcamos en que se lleven a cabo.

Para reunir el dinero que hace falta estamos comercializando unas latas de té producido con hojas procedentes de la agricultura ecológica de una cooperativa vecina a Burera Dairy. Los campos donde se cultiva y recoge el té se encuentran a escasos veinte minutos de la quesería. Este té, que es producido respetando al medio ambiente y en las bases del comercio justo, es una especialidad de Ruanda y uno de los recursos fundamentales del país. Con cada lata, destinamos 2,00€ al proyecto de cooperación que estamos llevando a cabo.

Reseñas del proyecto en medios de comunicación: